jueves, 15 de octubre de 2009

DI EGO



1.17 hs. Oblitero las neuronas.

Como salame picado fino, leberwurst, queso blanco. Bebo cerveza. Brindo por nuestro imán, por nuestra explicación, por nuestro gen argentino, por nuestro Brasil, brindo -con desorden, con gula, con drogas, con el sentimiento lo más alejado posible del buen burgués que cuida sus cosechas haciendo mierda las de los demás- por Diego Maradona.

Así como un pelo canoso en el pecho es el síntoma que te da la vida de que estás de vuelta, pedirle recato a Maradona -yo, tú, él- recibe a la persona -nosotros, vosotros, ellos- de buen burgués. Lo recibe no con gusto sino como recibimos al pasajero que entra en el tren y subte: con ganas de que se quede afuera y a sabiendas de que en la próxima estación él estará allí con nosotros odiando a quien suba a perjudicar su espacio.

El ser humano es despreciable, fariseo, bobo, neoliberal, estúpido, codicioso y mediocre. Ignora su ignorancia y está siempre dispuesto a encontrar defectos en cualquiera que se le cruce. Es supervivencia, lucha por copulación. Son tres putas variables en una cadena de ADN. Esa gente que se cruza, que camina, que desperdicia su puta vida en trabajos que le asignaron, esa gente dice en voz alta "este gordo merquero" o "este negro drogadicto". No serán nunca tan menemistas como Maradona, ni bancarán a Fidel como Maradona, no se tatuarán a un político de izquierdas, como hizo Maradona, ni consumirán nada que los ponga debajo de otros machos/hembras de su especie, como hizo Maradona; no serán los número uno del mundo, ni arriesgarán su imágen pública ni tendrán alma. Son, esa pobre y magra gente, la especie humana. No abandonan a sus hijos por motivos sino por necedades, ni tuvieron un puto amigo que los ame.

A toda esa manga de putitas sin pathos, CHUPENLA.

13 comentarios:

Oscar Cuervo dijo...

Bien Arqueck, con la debida autorización te voy a reproducir en La otra.

arqueck dijo...

Autorización por mil, Cuervo.

Santiago Segura dijo...

Jeje, qué grande. Pero lo queremos en la edición impresa eh!

Diegote siempre retorna en estos momentos, y el abrazo antológico con Bilardo al grito de "ahora chupenla" lo redime de todas las cagadas que se mandó como DT.

En el fondo, a cada día que pasa, creo que en el diccionario del futuro va a decir así:

Maradona, Diego Armando: "el Diego". Decidor de frases varias. Personalidad mundial; futbolista argentino destacado.

arqueck dijo...

Me parece correcta la lectura antedicha -la lectura coral que prosigue- sobre la no santificación de Maradona. Porque si brindamos -a su nombre, no aún con él- es para evitarle ese transe

esta lógica TODO

-digo mientras despierto-
de ser todo y entonces el público -con el chip de la moral- horrorizado -¡por razones que no entiende, por la res pública, porque si lo dice su tío no pasa nada!- se escandaliza

-y entonces el texto: NO NOS MERECEMOS ESTA PACATERÏA (que es esquivar el pensamiento).

Hay motivos de peso -nombrados en el texto: menemismo, hijos- pero eso nos mete A NOSOTROS atroden, nosotros somos ese público, nos identifica, eso nos mata y por eso: gordo negro merquero.

(Para republicanismos estériles y vendepatrias tenemos a Leuco y Eliashev.)

Si vos me decís que trabajan de llenar espacio
centímetros de periódico
es lamentable pero lo podemos entender.

Pero esta gente nace, copula y muere.

La otra lógica -aquí aparece Nietzsche y hasta Hegel- es la de quien por pulsión de vida-muerte evita y evade.

Y entonces el espejo nos muestra -yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos- como lo que somos. Como lo que votamos, como lo que abandonamos, como lo que hicimos, como lo que fuimos.

Y ahí nos vamos al detalle.

P.D.: Lo único que tengo para reprocharle a Maradon es que en la lógica de espejo de sociedad él también si meta de lleno en la discusión ganador/perdedor cuando él onerosamente había arriesgado su patrimonio de la humanidad, demostrando lo contrario. El casino de la mercancía propia, muy fetichista claramente.

A! dijo...

mnnn
yo opino que Las Bolas
no se merece mi respto, porq el fútbol me chupa, es solo un deporte magnificado por desgracia;
y el diego si q se se merece mi des-respeto por haber sido menemista, y sobre todo no reconocer a sus pibes

q sea hombre y reconozca a sus hijos sueltos.

por lo demás, elquilombete mediatico de la semana; q se arreglen entre ellos, "peridistas" deportivos de un lado, meu deus!

La podredumbre dorada dijo...

El punto, arqueck, es que Diegote no es el aleph kitsch de contradicciones extremas al rojo vivo que presentás. Es un mercenario felizmente plutócrata siempre dispuesto a venderse al mejor postor, al que un descontrolado ego neroniano hace boquear a más no poder (o sea un argentino cabal en proporciones patológicas, rabelesianas, o sea y resumiendo, algo francamente horrible). Es cierto lo que decís del recibirse de burgués quien le pide recato, etc. Pero en todo caso, siempre hay que estar en contra de la selección argentina, y un tipo que se pone al servicio incondicional del trapo celeste y blanco de la Afa jamás debería recibir demasiada simpatía. Sic transit gloria mundi!

arqueck dijo...

Dijo Alejandro Dolina:

"Una oyente dice: 'Estimado Dolina, ¿ya no defiende más a Maradona? ¿O acaso ya no hay ningún Sargento Cruz? Vea: Ud. ayudó a alimentar al monstruo que tan bien nos hace quedar ante la prensa mundial. Cordialmente. Ingrid Hammer'.

Mi respuesta es SÍ. Yo he resuelto -después de un extravío- bancar a Maradona en esto. ¿Sabe por qué? Por personas como usted. La indignación burguesa que sucedió al exabrupto de Maradona fue totalmente patética y asqueante. Un mundo totalmente hipócrita, el mundo de la radio, donde se escucha eso mismo que Diego dijo bajo emoción violenta, pero libreteado (y en la televisión ni hablemos), ese mundo se indignó. Esos tipos se indignaron. Y esa indignación burguesa me hace ponerme inmediatamente en la vereda de enfrente.

Y lo que un tipo dijo, obnubilado por el momento, por la emoción, por su propia historia, y por su propia condición, después fue repetido ad nauseam por todos los noticieros, con subrayados, subtitulados, duplicaciones, ampliaciones y circulación por Internet, por tipos que no estaban ni obnubilados, ni en estado de emoción violenta, ni perturbados por ninguna cosa, sino que lo planearon diecinueve mil veces. Esos tipos ahora se ponen en la superioridad moral de preguntarme a mí si lo defiendo a Maradona. Bueno, sí, lo defiendo. Si es contra ustedes, lo defiendo. Lo defiendo totalmente.

Y eso de "que tan bien nos hace quedar ante la prensa mundial"... ¡Cipayos provincianos que quieren quedar bien con sus supuestos amos europeos! ¡Yo no tengo ningún interés en quedar bien ante la prensa mundial! ¡No es ésa nuestra obligación! ¿Qué tenemos que quedar bien ante nadie? ¿Ante quiénes? ¿Ante gobiernos que aniquilan a sus enemigos? ¿Ante quién tenemos que quedar bien? ¿Dónde esta la Fiscalía del Universo? ¿Dónde está la reserva moral de la Humanidad? ¿En Estados Unidos? ¿En Europa? ¡Déjeme que me muera de risa, Ingrid Hammer!

Y otra cosa: muchas veces, pero muchas, en los medios se dicen cosas muy interesantes. Yo he escuchado casi revelaciones, a veces, dichas por tipos a los que yo admiro mucho. A veces son intelectuales, como, no sé, el finado Casullo, o Dubati, o José Pablo Feinmann, tipos que realmente tienen un pensamiento interesante. Otras veces son artistas, o incluso locutores, del calibre de Larrea, o de Carrizo, tipos que por ahí dicen cosas que te hacen decir "pero mirá que bien pensó éste". Bueno, a esos NUNCA, nunca los vi duplicados en los noticieros, con subtitulados y subrayados. No los vi nunca porque a esta gente no le interesa el pensamiento ni la inteligencia, le interesa la BASURA. Y entonces Maradona dice esto y ellos lo repiten ciento diez mil veces. Eso es un asco.

Así que ¿a qué jugamos? ¿Qué es esto? ¿Qué es esto de indignarse, de enojarse y de sorprenderse? Lo dice un Senador de la Nación, y es un piola. Lo dice Maradona, y aparece todo el racismo, todo el desprecio por los pobres, aparecen los de siempre, los muchachos de siempre, a indignarse: ¡oh, la cultura! ¡Nuestro embajador! ¿Qué embajador? Es Diego Maradona, viejo. Los que tienen que ser cultos son ustedes, no él. Él tiene que dirigir la Selección de Fútbol, y si lo eligieron a él, bueno, es ése, y no Pancho Ibáñez.

Así que sí, lo defiendo a Maradona. Ante usted lo voy a defender siempre".

arqueck dijo...

Dijo Andrés Calamaro:
Gracias Diego !
15 de octubre

Tu pueblo, al que tanto diste, te queria enterrar ... Cuesta creer que muchos esperaban que Argentina se quede afuera del mundial africano para darse el gusto de enterrar al idolo mas grande que nos dio el football ; no se a que mecanismos responde una reaccion tan miserable , no entiendo porque el pais no esta celebrando, porque no se escuchan bocinas y petardos ; que esperaban los que esperaban un fracaso del querido Diego Maradona ; que nos dio mas alegrias que Walt Disney ...
Que psicologia podrida "tenemos" que estabamos (yo no !!) esperando un fracaso de aquel que nos dio las glorias mundiales (?) ; el engranaje criticón facilongo ; the ultimate miserable human being : el sorete nacional que prefiere perder para enterrarse (de miercoles) en el odio ... Nunca mas usemos la primera persona cuando "ganemos" nada (algo ... todo). Estamos enfermos, seguro que el destino nos ajusta las tuercas y el equipo nacional juega barbaro en sudafrica, que Messi brilla, que vuelve Riquelme. Diegote querido, no te merecemos ... Nos clasificaste y la gente se esta comiendo las ganas que tenian de descuartizarte , Piazzola diria que a el le paso lo mismo, San Martin tambien ... Padres de una patria huerfana de gratitud.

arqueck dijo...

Dijo Pablo Llonto:

Marcelo Bielsa, el hoy endiosado director técnico que brilla en Chile, debió envidiar el momento en que el plantel argentino cantaba en el Centenario: “No me importa lo que digan esos putos periodistas/ la puta que los parió”. Fue Bielsa uno de los hombres más castigados por el periodismo argentino cuando la eliminación fue realidad en el Mundial 2002. Nunca se le perdonó, entre otras cuestiones, su democrática obsesión por tratar a toda la prensa, de la misma manera.


Este puto periodismo (algún día los argentinos, periodistas, jugadores, entrenadores dejaremos de usar puto como insulto y símbolo de dominación cultural y discriminatoria), hoy se arrastra por una nota con Bielsa evitando criticarlo ya que ha triunfado en el Monte Olimpo de las clasificaciones.

Este puto periodismo, moralmente inflamado por los dichos de un Maradona auténtico, no admite que las mamadas y chupadas fueron posteriores a una danza en el estadio uruguayo donde los amigos futbolistas, y médicos, y dirigentes, dedicaban su victoria...a todo el puto periodismo.

Este puto periodismo, cansados estamos de repetirlo, desvió su camino hace largo rato y construyó un mundo de estrellas y megaestrellas ejerciendo la celestial tarea de elevar ciudadanos a categorías indomables. Hoy es tarde. Las estrellas entendieron muy bien el mensaje. Cuando se gana, hay impunidad.

El puto periodismo cree que somos la garantía de la pureza, de la excelencia como directores técnicos, y entonces arribamos, un día, al ancho mundo de la crítica más estúpida. Por ejemplo, hacerle creer a una sociedad que los “cuatro fantásticos” existen, que en el deporte sólo valen quienes más tienen y en ocuparnos – exclusivamente- de hombres y mujeres que suben al podio.

Afortunadamente, el puto periodismo tiene excepciones, y el orgullo que sentimos de escribir en Un Caño, la revista en que ningún editor se queja por dedicarles cuatro páginas a los futbolistas amateurs de Neuquén que trabajan en una fábrica de cerámicas y luego se entrenan en el equipo de Centenario. O el placer de leer una nota sobre el tema Maradona de Alejandro Wall.

Al puto periodismo, mientras tanto, le han dicho el miércoles que se deleite con prácticas heterodoxas; y entonces, aparecen los bien educados, los dueños de las palabras, los que creen que sólo el periodismo puede criticar y, especialmente, quienes insisten en pedir que Maradona sea quién no es. A ellos les encantaría un Maradona diez en jugadas, diez en vocabulario, diez en Historia, diez en Política, diez en dirección técnica, diez en urbanidad, diez en modelo empresarial, familiar, religioso.

Luis Ventura, baluarte de la valiente prensa de las siliconas, le respondió a Diego en su corajudo programa: "El que dice eso es porque sabe lo que es tenerla adentro..."

Pero el puto periodismo no tiene tiempo para encargarse de Ventura.

Es que el puto periodismo está ocupado en hacer encuestas (Clarín.com) para que la escandalizada clase media diga que repudia las expresiones de Maradona. Pobre clase media, tan ocupada que anda en llegar a tiempo al televisor, por las noches, y apreciar los alfabetizantes momentos del programa de Tinelli. Allí donde una vagina en la cara, una mamada o un anus coitus forman parte de la extraordinaria cultura argentina.

arqueck dijo...

Dijo Residente (Calle 13):

Como dijo ayer el filósofo argentino Diego Armando Maradona, a todos los que no creyeron en mí, ¡que me la mamen!

arqueck dijo...

Dijo Alfredo Casero:

Ahora, yo lo banco a Maradona
Cuando veo todo lo que se arma alrededor de Maradona y sus comentarios después de Uruguay, me vienen las palabras del insigne Dr. Vaporeso, dichas en los Llanos de Luzuriaga, en 1912:

Argentinos: ante las circunstancias difíciles, sepamos tener de Zeus, la destreza; de Aquiles, la fuerza; y de Pern, los huevos.

Creo que es absolutamente comprensible la actitud de Maradona, porque Diego es una persona a la que no se le puede pedir otra cosa más que adelantar el corazón a la cabeza, lo que siempre hizo.

Ese pechito argentino que lo caracteriza es el que lo lleva a esos excesos verbales. Y es esa característica física su gran virtud: si uno lo ve a Maradona, lo primero que aparece de él es el pecho, un ser extraordinario que lo único que hace es sentir fuerte, porque es un futbolista.

Y es el mismo corazón sufrido del Diego que se defiende, quizás torpemente, contra los embates de los que lo quieren voltear, sean de la facción que sean, ahora que lamentablemente este país se ha dividido en facciones y uno, simple ciudadano al fin y al cabo, queda en medio de esas guerras absurdas, que no entendemos.

En medio de todo eso, Verón tiene un comentario justo, tiene una mirada piadosa e inteligente, porque pudo haber ocurrido un exceso de su director técnico, en su ímpetu y su corazón desaforados.

Pero ojo, es el mismo ímpetu que se le festejaba cuando hacía goles a lo loco y al que le debemos más de una alegría...

¿Qué hacer entonces con toda esa energía? ¿ahora esa misma energía se la tiramos a los mismos que lo quieren hacer saltar? ¿por qué y para qué?

Si él dice que hay que comérsela, ¿no es mucho más inteligente dejarlo solo y que se acabe finalmente produciendo una enseñanza mucho más grande y quizás más budista, en vez de decir fui atacado personalmente y pasarle el chisme de lo que dijo Verón?

Tenemos que terminar con ese chupaculismo absoluto, de los comentadores de fútbol y toda esa tribu que rodea a ese deporte, generadores de opinión, que con tanta levedad emiten juicios sin medirse en lo que dicen, despreciando el corazón y la pasión de los involucrados.

Me pregunto por qué no aprenden a callarse la boca, dejan actuar a la gente que sabe y después ver los resultados. Todos esos comentaristas y opinólogos, agoreros terribles, que hasta la mitad del primer tiempo se la pasaban hablando de lo bien que estaba Uruguay y del ejemplo que le daba a nuestra Selección.

Yo lo banco al Diego, me entusiasma más su espíritu, su corazón y su amor por la Selección de mi país, que toda esa otra actitud depresivo/ heroica/melancólica de un Riquelme que se baja del carro. Y detrás de toda esa gente que lo acompaña en esa deserción, deseando que le vaya mal al Diego, sólo para demostrar la razonabilidad de ese paso al costado, una cosa del tipo: ¿Vieron? yo se los dije.

Estoy orgulloso de ser argentino, de mis jugadores de fútbol y de mi Selección.

Si no aprendemos a querer lo nuestro, después aparece cualquier Pepe Grillo de un país vecino, y empieza a hablar de lo pelotudos que somos los argentinos.

Me enojan estas cosas, amigo subtenauta, me enojan los nihilistas y destructores de todas las cosas, en especial de las cosas bellas y sensibles. Como el Diego.

Un abrazón de

Casero.

arqueck dijo...

Dijo Podeti

LA GENTE QUE ODIA A MARADONA Y SE ESCANDALIZA POR “EL EXABRUPTO” NO LO ODIA NI SE ESCANDALIZA PORQUE HAYA HECHO JUGAR A LA SELECCIÓN PARA EL CULO (PORQUE HASTA LOS QUE NO ENTENDEMOS UN POMO DE FÚTBOL VENIMOS OYENDO QUE LA SELECCIÓN JUEGA PARA EL CULO DESDE HACE UNOS VEINTE AÑOS, Y CONVENGAMOS EN QUE NO GANA NUNCA), O PORQUE SEA MERQUERO (PORQUE ENTONCES NO PODRÍAN NI MIRAR A LOS OJOS AL 85 % DE SUS ÍDOLOS POPULARES, QUE EL QUE NO ES MERQUERO ES ALCOHÓLICO, DE WINSTON CHURCHILL A JOAQUÍN SABINA), O PORQUE HAYA SIDO UN ENERGÚMENO CON SU MUJER (ÍDEM ANTERIOR), O PORQUE DIGA EXABRUPTOS (PORQUE EL GORILAJE QUE ODIA A MARADONA, ESPECIALMENTE EL GORILAJE TIRANDO A JOVEN LE HA BANCADO COSAS IGUALES O PEORES A CHARLY GARCÍA, A FERNANDO PEÑA, A DOMINGO CAVALLO O A CARLOS REUTEMANN, PONIÉNDOLES EL TÍTULO MUCHO MÁS SIMPÁTICO DE “TRANSGRESORES” O “MEDIÁTICOS” O “APASIONADOS”), SINO LISA Y LLANAMENTE PORQUE ES UN NEGRO VILLEROOOO. QUE ES LO ÚNICO QUE LO DIFERENCIA DE LOS EJEMPLOS ANTEDICHOOOS. NA-DA-MÁS. Y ESTO SE LLAMA RA-CIS-MO Y ES ASÍ Y NO HAY VUELTA QUE DARLE Y VA INCLUSO PARA MIS MÁS QUERIDOS PARIENTEEES, AMIGOOOOS O COMENTARISTAAAAS DE BLOGS Y HASTA PARA MÍ MISMO EN LO QUE ME CABEEEE, ASÍ QUE EN VEZ DE EMPEZAR A DECIR “AY, CÓMO PODÉS DECIR ESO DE MÍ” O “NO, YO NADA QUE VER, AQUEL PUEDE SER, PERO YO ODIO A TODO EL QUE DIGA EXABRUPTOS SIN DISTINCIÓN DE RELIGIÓN, RAZA, COLOR O INFERIORIDAD GENÉTICA” VAYAN A ABURRIR CON LOS DESCARGOS PERSONALES A OTRA PARTEEE, QUE PARA ESO SIRVEN LOS DESCARGOS PERSONALEEES (ABURRIR), O CÓMPRENSE UNA CAPUCHA BLANCA O UNA SVÁSTICA DE COLECCIÓN O ALGOOOO.

180 dijo...

Cada 10 cuadras hay una avenida doble mano que es centro comercial del barrio y es nudo de tránsitos. Así los meandros, así la resistencia.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails