lunes, 12 de enero de 2009

Maradona por Kusturica


1. Mensajes
.

Promedia la película Slumdog Millionaire y yo pensando qué línea quiere bajar su director, Danny Boyle (y qué significa significar). Hago un mínimo repaso: en Trainspotting (1996) nos dijo que los ideales burgueses son mejores y más sanos que la vida dionisíaca; en 28 días después (2003) nos recomendaba comprar armas. En el medio, drogas y zombies. Genial.
Slumdog… transcurre en India y es la historia de un participante del programa televisivo “Quieres ser millonario” y su intensa biografía. (Ambos carriles van de la mano torpemente.) Mumbai se presenta como un sitio absolutamente inmoral e ilegal en donde subsisten las multitudes pobres, los pocos grupos de clase media-baja y los ínfimos mafiosos que por la fuerza y el crimen son ricos; luego, multitud de turistas. Entre el primer grupo se encuentran los tres protagonistas, niños de la calle que quedan huérfanos luego de un ataque de musulmanes irracionales y que luego sobreviven cometiendo delitos. India igual cultura de pobreza y crimen; musulmanes igual asesinos irracionales.
.
Cito una escena: uno de los niños lleva a unos turistas a ver el mayor lavadero de India y mientras recorren el lugar les vacían el auto. Un policía comienza a golpear salvajemente al niño porque lo supone cómplice del delito. “¿Querían ver un poco de la India real?, pues aquí la tienen”, dice el niño. Los turistas americanos, comprensivos y en paz, recién robados, lo consuelan. “Aquí tienes un poco de la América real, niño” le dice ella, y le dan dinero.
.
Ahí estoy yo y me pregunto: ¿qué mierda quiere decir esto? ¿Es una crítica a EEUU por su cultura del dinero o es, más probablemente, una bajada de línea torpe e idiota a favor de la moral occidental? Imagino imaginar a Danny Boile mirando las películas de Kusturica y pensando “pero qué exótica esta pobreza: a filmar una parecida”.
.
Aquí comienzo a pensar en los mensajes y en cómo una película de este tipo (con un marcado público, premios en festivales) puede alterar al espectador. Y de qué sirve alterarlo. Y para qué. (Y que quizás mi base ideológica me impida pensar de otra manera y, más, que quizás, en una de esas, una generalización es correcta, cálculo de probabilidades y mirá si en la India la cultura es inferior y en Occidente es superior y qué sabés, la realidad no tiene por qué ser políticamente correcta o siempre o…)
.
Nota: cambiar el texto para cambiar el mensaje de los que comentaron, trangrediendo su lógica y su visión: si cambia la realidad todo el tiempo, alguna vez todos tendremos los extremos del racionamiento en onda.
Luego me entero de que Andy García, el actor norteamericano-cubano, dirigió una película que protagoniza junto a Bill Murray y Dustin Hoffman. Al parecer, está “prohibida” en América Latina. La razón es que muestra a un Che Guevara asesino. Bien. Averiguo. El film (The Lost City, 2005) narra la historia de un propietario de un club nocturno al que con la revolución cubana y el cese del dictador Fulgencio Batista se le termina la joda y tiene que irse a New York. Dice Andy García: “Hay festivales que no lo van a mostrar. Esto seguirá viniendo de personas que no desean ver que la imagen de Che pierde brillo y de aquellas que apoyan al régimen de Castro. Él todavía tiene un montón de seguidores afuera. Algunos piensan que Castro es un salvador, que se preocupa de los niños y de los pobres. Esto es completa basura. De los 45 años que lleva Castro en el poder, Cuba ha estado durante 43 entre los tres países [que cometen] más violaciones a los derechos humanos. La gente se queda ciega para esas atrocidades.” Ahí ya pierdo la compostura. La Otredad se me fue al carajo. Esto lo dice desde Estados Unidos de América. Impresentable, señor. Quizás se refiera usted a la prisión de torturas de Guantánamo, que queda en Cuba. O quizás al cabaret yanqui que tenía Batista. Pero bueno. Visto bueno.
.
Vuelvo a Slumdog Millionaire y me entero de que ganó cinco premios Critics' Choice, incluyendo mejor película, mejor director y mejor guionista. Dicen que en los últimos diez años, el 70 % de dichos premios coincidieron con los Oscars. Por mi parte, festejo entonces que el de mejor actor lo haya ganado el genial Sean Penn por la gran actuación de su vida interpretando al activista gay Harvey Milk en el film Milk, de Gus Van Sant. Yo si me pongo en sincero y no la careteo intelectualosamente, me juego por mejor película 2008 a The Dark Night, la mejor Batman. O quizás se lo doy a The Wackness, escrita y dirigida por Jonathan Levine. O a la exquisita Milk. Depende de cómo me acueste la noche anterior (atenti porque se sospecha una revoltija de intelectuales al respecto).
.
The Dark Night tiene el mismo mensaje que la serie 24: “tratemos de que sea legal y si no… también se hace”. Detrás de esta peligrosa enseñanza hay intertextualidades nietzscheanas, dilemas morales, un protagonista opacado al punto de la invisibilidad por sus secundarios (Ledger, pero también el Fox de Morgan Freeman, y largos etc.) y un guión preciso.
.
The Wackness es un devaneo acerca de la libertad del placer contrapuesta con las expectativas de los otros y su imposibilidad de concretarse pero también de evadirse. En el medio hay conflicto de amor adolescente, drogas, algo de buddy movie con Ben Kingsley y cierta frescura moral que festejo de pie.
.
Todos y todas con su mensajito intertexto superobjeto punto de fuga acerca de algo (uno es especialista en las quintas patas de ningunos gatos), y si la Fiesta del Monstruo es gorila y fascista mal y si tira mensaje positivo bien y el Indio Solari encerrado en su casa ya no puede hablar de nada y de qué querés que te hable, necesitas que te diga algo, qué me quiere decir. Te quiere decir algo y ponés en google mulholland drive + explicación y ahí lo tenès.
.
Para meter confusión quise ver Che: El argentino, pero la copia que circula por internet está mal y espero que la suban bien. Y luego –y a eso vamos– veo, hoy, “Maradona by Kusturica”.
.
.
2. Kusturica por Maradona
.
.
El epicentro de la película es el segundo gol que le hace Maradona a Inglaterra en el Mundial de México 86. “Es increíble que el mundo no haya perdido su eje cuando mil millones de personas festejaron ese gol”, dice en off Kusturica, yendo en taxi por General Paz. Maradona por Kusturica puede verse como un doble film en donde tratamos de conocer al primero profundizando en el segundo. Maradona supone para el director una clave que viene desde su primera película: podría ser el héroe de ¿Te acuerdas de Dolly Bell? (Sjećaš li se, Dolly Bell, 1981) Fiorito podría ser Gorica, suburbio de Sarajevo, podría ser Diego quien recita en Papá está en viaje de negocios (Otac na službenom putu. 1985), en el rol del padre, preso por adulterio, y también recitar en Gato negro, gato blanco (Crna mačka, beli mačor, 1998), en el pellejo de un hombre que es el peor enemigo de sí mismo. Además, en el film Kusturica nos dice que hace cine convenciéndose de que sabe acerca de las mujeres y ocupa parte de su film en desentrañar a Claudia Villafañe como factor de salvación del ex jugador y adicto. Pero, y por sobretodo, hay algo que conecta a Maradona con Kusturica y es, para el director, que Diego personifica excelentemente el “espíritu aristocrático”, que él había encontrado en las personas de bajos recursos de su zona. Un espíritu de superación e importancia personal incomparable que surge a partir del sufrimiento de la falta y el sacrificio de alcanzar un imposible. Esto el director se lo adjudica a Maradona al margen de su Genio en el terreno futbolístico, diciendo que de no haber sido ése el escenario sería un revolucionario y ejemplificando con escenas en las cuales Diego y su comitiva se cagan olímpica y aristócratamente en Kusturica y en Manu Chao (y tomando el testimonio de las negativas del jugador a conocer al príncipe Carlos y demás líderes mundiales).
.
Detrás de este mensaje, el verde césped como un paraíso y el Mundo exterior como un sitio extraño para un Maradona con abstinencia de cancha. Los Sex Pistols sonando en cada gol y cada gol representando un acto de justicia, un atentado tercermundista hacia el Poder.
.
.
3. Tiempos
.
Verla uno es una cosa, porque uno sabe qué escenario viene primero y cuál lo sucede. Otra es la historia de alguien que recibe noticias de Maradona cada cinco, seis, diez años, y se encuentra con esto: un extraño modelo de múltiples y simultáneos Maradonas, gordos, flacos, hiperobesos, barbados, destruídos, ebrios, cantantes, héroes. El viaje en el Tren del Alba junto a Evo Morales y Bonasso, el acto con Hugo Chavez; su paso como conductor televisivo; el regreso como mesías a Nápoli; internado por falopa e hiperobesidad; internado por alcohol; cantando el tema de Rodrigo en primera persona.
.
Ahí me vuelve el tema del mensaje. Maradona como un ícono que nos muestra y demuestra, un Lennon argento me digo ¡no! me digo pero Sí. Mostrárselo al Mundo bien y nuestra cultura como razón y etnocentrismo para todos. Críticas a la cultura desde un falso extrañamiento y pensar que Kusturica se comió a Diegote bancándolo a Menem, a Cavallo, no aceptando hijos y al toque pensarse a uno concentrado en su dictatorial liliputiense fascistoide, dándole los superpoderes de la moral a Morbito, emperador morboso del dedo índice. Kusturica entabla otra hipótesis sobre Maradona: éste hacía feliz a la gente, representaba a su modo la justicia, estaba en contra de los poderes y hablaba desde el corazón, por lo cual “tenía asfaltado el camino a la santidad”. Pero Diegote no estaba listo para ser un santo y por eso las drogas.
.
Vamos a lo bizarro: Escena 1: Kusturica tomandose cinco o seis Quilmes de ¾ litro en una tanguería, quedándose luego dormido. Escena 2: Exterior, cancha de Argentinos Juniors (estadio Diego Maradona). Un grupo de personas con capacidades diferentes autodenominados “Iglesia Maradoniana” ofrece una boda a una pareja de subnormales y todo concluye con el novio (de gran peinado, muy chabanezco por cierto) gritando psicóticamente. Escena 3: Kusturica embolándose en un vip pedorrísimo del cabaret Cocodrilo con dos minas en bolas mientras en off hace un monólogo por lo menos polémico discutiendo a Jung, Freud, Borges (a quien cita en múltiples ocasiones y todas tiradas de los pelos) y siguen las firmas. Escena 4: Maradona cantando en primera persona el tema de Rodrigo con los Ratones Paranóicos como banda.
.
El caos temporal reina la cinta y, mire usted, ya no sé si está bien o mal (guardemos, vayamos guardando, el dedo índice). El mensaje del film es de un socialismo amable y cubano, y como eso es lo más próximo a mi ideal de un gobierno y de una sociedad y de un sistema de salud y de educación, me parece bien. La película transmite un mensaje: la cocaína es mala, el Poder del centro debe discutirse (el apartado de Kusturica acerca del ALCA es interesante) y una persona puede vencer lo que hicieron de él, creándose una moral propia.
.
La clase de films que no ganan el Oscar y qué mensaje te dejó el Guernica: ¿el de la justificación?
..
No seré yo quien responde. A mí, que se me murió el arte, lo único que me importa es que Kusturica es un amor de persona, un amable y gentil hombre con un talento a la altura de su humildad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails