martes, 19 de agosto de 2008

Demasiado comunicados

0.

Quizás comenzó con un final o con borrar desastres, miles de desastres anteriores, sin forma o desnudados o desanudados, desastres sin ton ni zon, con estilo o con orgullo, o con algo de suerte, siguiendo fiestas inolvidables y comenzando a poner sobre las íes a gente indeseable como Aven o Boris o el Armenio Practicante o en este último caso Yo... o mi s 20 años o mis 17 o mis 25 recién cumplidos, absolutamente fríos, o mejor, mucho mejor, inmejorablemente mejor, como si fuera un Genio, Lo Mejor del Mundo, o un nuevo Genio nacido bajo el pan de Occidente, un Genio descomunal, un Genio Encuesta mejor que todos, como un Genio ciencia que nace para aniquilar en nombre del dinero, Genio que en hipotética lucha mata a los “88 crazys”, miserables, parciales, idiotas, más que idiotas, monstruos, fachos que me caen geniales, fachos putos, fachos interpretados y Aven y Guille y mis comentarios y mis commentarios y los del gran Martýn Bustos y el de Mandinga y alguna boludez, todo resonante, resonado, hipercomunicado, demasiado comunicado y botón, muy botón. Como si fuera muy botón.

martes, 12 de agosto de 2008

Más Carpe Diem que rendirse no hay

-

-
1. La bandera de nuestra nación es blanca
-

Lívido silbido desde camión, cuyo móvil culo receptáculo responde aguzando el oído ante posible ulterior propuesta, hembra presa en estado de recepción de silbido lívido, mirando para abajo, avanzando más rápido, más aguda ella, sin ver o quizás viendo sólo un poco, para depositar la fantasía futura en un compartimiento inofensivo del pasado mientras, ¡ahora!, el peligro del silbido saliva propuesta del no, le llega, tajante, ávido, brutal.
-
El silbido del camionero a la joven ganando la calle, silbido no desde un principio; gesto de negación, rendición: cañón que dispara convirtiéndose en un blanco trozo de seda; bordado de paz que disfruta convirtiéndose en la aceptación de la frustración; la paz renovada del hasta aquí, más no puedo y no es culpa mía.
-
El silbido lívido del camionero, dirigido menos al receptáculo de culo móvil naturalmente lujurioso desde afuera que a compañero de mate viaje sueldo asiento, de camión, de trabajo, yerra en su cometido natural y el objetivo sujeto responde, desde la cercanía ideológica y cultural –la mujer presente–, desde un ¡sí! cúlico y ya inmóvil, desde un receptáculo en esencia y con un quiero vale cuatro de mirada sensacionalista y roja y le responde, de ella hablamos, “¿querés hacer algo?”.
-
Hombre de silbido bandera blanca, ahora pensando en la tropa que reúne para pelear esa guerra a la que ya se había rendido, y mirando a compañero semental suplente, retruca frases decisivas y letales.
-
Antes, se suicida.
-
-
2. Oficina
-
Desgrabación 15-07-2008:
-
Es una tranquilidad entonces el NO rotundo y final, la negación llave y trabas de puerta de “no pasarán”, que despiertan una concresión de pura paz; suspiro.
-
“No” es la palabra; el dueño ahora presente, de esta negación, puede utilizarla a su gusto, siendo bendecido por una sustancia llena de sentido, que invita al rendirse, y que tiene el llanto de lo inevitable. Uno se queda absorto y golpeado, más por el miedo a la vuelta de ese deseo, frustrado y frustrante, que a su caída estrepitosa.
-
Solo, en asiento de colectivo y tranquilo, en paz, en pleno uso de la confianza en la autoconciencia y creyendo en esa realidad que, por golpe, debe existir.
-
—Ah —suspira Gnivas. Apaga el grabador y deja de mirar al mundo como ajeno objeto ovra.
-
Sopla, muy lentamente. Casi calmo.
-
Ya se desligó de simbólicas prisiones en las diez cuadras hablándole al grabador, yendo del saludo del carnicero a los empleados de la panadería, a las bolsas de basura de los pooles de soja dentro del cajero automático del banco, circulando por diez cuadras de repartidores de las ocho de la mañana en puertas de supermercados, hablando y recibiendo un segundo del juicio de la gente, un instante de objeto al sujeto.
-
Suspira nuevamente.
-
-
Está tan relajado y tranquilo que no se le ocurre ni sonreír, desea no cruzarse a nadie, demasiado cansado para hablar, pronto de una tranquilidad impenetrable, escribiendo en el colectivo, en el último renglón, todas las letras ilegibles y pensando por qué no sacó de su casa el grabador.
-
Está a punto de largarse a llover.
-
3. Desgrabación interna
-
Xakio no queda lejos, hablamos de tres metros más, una noche sin quilombos, contamos con los que cuidan, no hay ningún empleado adentro, no le cagamos la vida a nadie, tres metros nomás. Pensá que Norbert hoy mete lo que falta, el cableado de luces, los guantes, limpiar, la madera para el túnel, los pasaportes, los pasajes. ¿Vos ya arreglaste con Garay por lo de la camioneta? ¿Patente falsa, todo? Listo. ¿Lleva las armas o al final no? Ok. ¿Y qué dice German? Sí, bueno, él tenía la cosa, ¿no? En último caso me avisa y nos bajamos. Sí… no, acá todo bien, qué sé yo. Ya vamos por la última noche, las luces puestas, el arquitecto éste que trajo Garay que dice que con el túnel todo bien, la salida bien, ningún vecino dijo nada, sólo ver a albañiles en local cerrado, ni siquiera ven al banco en la misma cuadra… ni piensan que queda detrás… No, todo bien. Igual… todo bien con el túnel y toda la bola pero yo si no recibo la confirmación de Germán, no, en serio te digo: yo si Germán no da el ok… punto, loco. Conmigo no contás.
-
4. Acto de presencia.
-
Me llama el editor y me dice que soy un hijo de puta y que estuvo bien el encuentro inventado en un escrito. Un inexistente encuentro de nosotros dos, él editor productor dealer, yo pre-prof, ante mercado.
-
—Sobre todo —agregó— por el detalle de las macetas y la sala al final de un patio, lo cual es inverosímil por donde se lo vea. Pero bueno…
-
Aburridísimo por diseccionar una historia en leyes, por hacer de algo sensual una institución, por convertir el amor en una sucesión de códigos semánticos, verbales, legales, gramáticoscales. Diseccionar a la mujer para tener sexo con su brazo.
-
—Bueno —sigue—, estuve leyendo un poco y hay que ver un par de cosas en la estructura.
Trato de que no se note el aburrimiento y comienzo un párrafo de particulares particularidades del universo del texto: gravedades diferentes, alteraciones en la distorsión de la piel por la inercia y/o cumplimiento de dichas leyes, normas morales menos mundanas, tecnologías de eyelite, arquitecturas y etcéteras.
-
No: interrumpo. Adverbios, splots, cambios de ritmos. Tonos, tiempos verbales, cruces, intertextos. Esclavitud.
-
—¿Querés tomar algo? —quería que preguntara. Nunca lo hizo. Había una mesada con bebidas blancas baratas y algún mainstream de más de treinta pesos.
-
—Bueno: hay que trabajarlo. Tenés tiempo igual, eh. Sacamos dos ediciones ahora de otros autores; preparamos la línea editorial. Otras dos en septiembre y para febrero sacamos la tuya… ¿llegamos para ese momento, no? Corregida, con diseño, todo bien.
-
Suspiré, aliviado. Observé las hojas en blanco, las botellas vacías, el patio.
Me quedé en casa.
-
5. Esperando que el artista vuelva
-
Asunto: "20 de enero, esa piensa el Doctor es la fecha del Nacimiento de Mi Hijo!‏"
-
De: Martín Bustos (bmab29@hotmail.com)
-
Enviado: domingo, 31 de diciembre de 2006 04:24:56 a.m.
-
Iba a tratar de ponerme en la piel de un dipsomaníaco pero se me hace imposible.
-
Recibí una crítica muy favorable hace un rato de unas líneas que escribí (no blancas, soleadas diría yo), el mejor disparador. Libación del esfuerzo. Gratificante.
-
Mis saludos, mis felicidades, les dejo estas palabras, que por supuesto no son mías, sino de un asmático francés que vivía encerrado en una habitación forrada en corcho, Marcel Proust, ahí va:
-
"La enfermedad por sí sola nos lleva a percibir y a aprender, y nos permite llevar a cabo el análisis de los procesos que de otro modo desconoceríamos por completo. Sufrimos, luego pensamos." Felicidades, apaguen sus celulares una hora y festejemos la incomunicación electrónica.
-
Ensalzemos los lazos cercanos y personales, gritemos desbocados verdades eternas al cielo y despreciemos modismos inconducentes!
-

lunes, 4 de agosto de 2008

Esto es un blog: falhar boludeces

-
1. Birthday
-
Lejos de las reseñas abortadas de Radar, me propongo no ensayar y describir la profundidad de lo llano.
-
Le digo a Yamila Orsi, que me llama al celular desde Mallorca (“número desconocido”, dijo el móvil) que anoche hubo gente y risas y que Martín y Jorge se disputaron, en elegante guerra fría, a Yesica.
-
-¿Le puedo decir “feliz cumpleaños”? –se presentó ella.
-
Le conté que acá las cosas seguían su rumbo de inercia y que ella, desde el maremágnum de eventos de ir de una provincia desconocida de otro continente, a otra inexplorada jurisdicción, seguramente tenía más que contar. Yo recién había llegado de una comida familiar bastante elegante y me serví dos copas de vino del restó no tomadas, dos copas de Tempranillo Rodas, mientras hablaba con ella, mientras escuchaba sus vicisitudes. Ahora, mientras escribo, bebo lo que sobró de ayer del Frizzé sabor Melón que seguramente trajo Daria y me trago lo que quedó del maní.
-
Anoche comenzó tempranillo con Mariana y el Johnnie Walker red label que trajo Aven.
–Hay que probarlo –me dice Aven, luego de que yo le dije que la onda era un black label.
–Éste ya lo probaste –le digo, sacando la caja del red label que había tomado hace unos meses (en lo que es, claramente, –guardar la caja, digo– un gesto de amplia pobreza) y rompiéndola en el acto.
-
Hubo silencio esas horas, silencio de calma y de esperar las ebriedades futuras. Silencio de que llegara Anabel, amiga de Mariana. Silencio hasta que llegó Guille Parietti, capocómico familiar, Jorge Fallabrino como dj set en la cpu poniendo videos de youtube y queriendo huír de su papel.
Esperaba a M, de un momento para otro, y M nunca vino. M me había deleitado con dos charlas geniales, dos días antes. La primera en la cual se lo notaba visiblemente alterado, un tono de voz del último Charly.
-
–Uhhhhhhhhhh, no sabés lo que es, me tomé un Alplax –me decía. Yo lo invitaba a mi cumpleaños festejo el sábado y combinaba por postres.
-
–Llevo un Bolivia –me decía él. Quienes quieran averiguar consonancias, que investiguen sobre la producción fuera de mercado de dicho país, o sobre la venganza de los incas.
Al otro día, un día antes, un viernes, me llama y, yo yendo al cajero a buscar los 20 pesos que me quedan para comprar vasos, se da lugar (o a lugar, no sé) el siguiente diálogo.
-
Yo. – (viendo que el caller id me decía “M”) ¿qué pasó?
M. – K*** (mi apellido)
Yo. – (con un tono más lento y despreocupado) ¿qué pasó?
M. – (con un tono aún más lento y despreocupado, arrastrando las letras) K***
Yo. – (con un tono increíblemente más lento y, ya, en la joda, preocupado) ¿qué pasó?
-
Y M siguiendo. Me dice que lleva “un pedazo de Bolivia”, por la cantidad del paquete.
–Pero ojo que es por calidad, son cien pesos de Bolivia pero sólo dos ge eme ese –me dice. Me quedo tranquilo por su presencia y pierdo cuidado por las copas de más o por el sueño que me pueda deparar el evento.
-
“Ya son las once menos veinte”, me dice Jorge, la noche de mi festejo, “si M no llegó hasta ahora no viene… y eso que me llamó tres veces hoy”.
-
Tocan la ventana: es Nico, el armenio practicante, que se había perdido y caminado en círculos. Luego llegan dos compañera de trabajo de Mariana, ex compañeras mías hasta que me echaron (hubo un problema en la empresa porque entré con un amigo y cervezas), y decidimos mudarnos a la Sala.
-
Aven bebe sólo su red label. Yo bebo red label, cerveza y fernet branca a ritmos iguales. En la heladera hay un Callia sirah, 14 cervezas, un fernet Lusera, el Branca, 3 Coca cola de 3 litros cada una, la Coca Cola de 2 y ¼ y la petaca de whiskey Teachers que trajo Anabel y, ahora, 4 Dr. Lemon con vodka que trajeron las trabajadoras. Una de ellas, Jimena, es una polemista profesional. Apenas entra bardea rigurosamente a Nico. Todos suponemos un plan sexual ulterior.
-
Nico se queja y parece ya estar ebrio. Se dirige a la cpu, en mi pieza. Guille lo declara “contrafiesta”. Antes, Jimena le descarga munición gruesa con mirada cómplice. Nico huye en retirada. Nosotros le decimos, a los gritos, que arranque, que la apure. Luego huye a poner videos de AC/DC.
-
Tocan el timbre y voy con esa expectativa genial de un futuro placer. Y es singular. Es Boris, el actual padre, de la hija predestinada, el que no me esperaba jamás.
-
–Pero qué hermoso regalo tu presencia –le digo. Sé que si está acá es para bardear, para vivir. Para liberarse de las formas. Se sienta entre Guille y yo y Guille ya comienza a helicopterear, a tirar chistes a troche y moce. Saca a relucir un talento para verbalizar todo y se excede con el whisky red label. A aven no le gusta este exceso porque el whisky ya pasó su mitad. Le sacan la bebida y Guille pide que le aumente su medida: quiere un trago 50 % whisky 50 % coca cola.
-
–Cincuenteámelo –dice, verbalizante. El público, carcajadeante, se niega.
-
Hacemos un trío, Boris, Guille y yo: comenzamos a verbalizar todo. Llega Martín, el grande, el que se fue de vacaciones con guille y mi persona sin conocernos demasiado; llegan Daria y Javi; llega Yesica Calleja.
-
2. Genialidades del flaco 1 acá
-
—¿Qué pensás sobre la internación de Charly y todo lo que se montó alrededor?
-
—Yo pienso que si alguien toca el cielo y vos le exigís que lo haga mil veces, alguna vez cuando va a volar por ahí lo agarra un rayo. Entonces nosotros no podemos pretender que él sea toda la vida el mago de siempre. Ni yo ni nadie lo logra. ¿Por qué se lo exigimos a él? ¿Qué es lo que falta que nos dé? ¿Qué mierda queremos de él? Creo que justamente el ego es la parte más débil de García. Se jugó un papel muy sobresaliente, muy mediático. Y ese es un círculo vicioso porque los medios te liquidan. Por eso, tener esa línea de “que nadie se entere”, suponete, a veces es mejor que la línea totalmente abierta del quilombo. Por otro lado, si vos te aniquilás sin que nadie se entere, terminás aniquilado igual, ¿okey? A Charly no se lo puede quitar lo genial, ni la peor hazaña que pueda realizar. Somos un poco buitres con respecto a eso, queremos que el tipo, aunque esté caído, nos siga dando algo que nosotros consideramos tal cosa y todo lo que no sea eso no lo queremos. La gente quiere que algunos artistas sean un Mc Donalds de crear arte. No existe eso. No nos engañemos. ¿Qué le pedimos? ¿Qué somos capaces de darle?
-
3. Aniversario de natalicio 2
-
Nueve y cuarto de la mañana, número de teléfono bloqueado, de quién es la empresa Onix BA. No se sabe. Desperrtar 07.22 hs apagar el despertador y seguir acostado hasta las 07.31 hs; volver a acostarse hasta las 07.40 hs y de ahí la misma rutina hasta el ultimatum bourne de las 07.56 hs. Ahí sí: te tenés que ir.Tenés, en todo sentido.08.15 hs subiéndose al colectivo, caminadas diez cuadras. 08.40 hs bajarse del colectivo, presto a caminar doce cuadras.
-
—Tus amigos son gays —me dice Mariana, la noche de mi festejo.
-
Guille y Aven ronronean, cara contra cara, barba contra barba, y se confunden en estrepitoso beso.
-
Nico seguía haciendo quilombo en mi pieza, su manifestación era la música youtubizada a todo volumen. Primero lo llamo yo y le pregunto si todo bien, luego Aven es quien lo llama.
-
—¿Señor Contrafiesta? —le pregunta Aven al llamar. Tarda un rato y manifiesta un—… Dice incoherencias...
-
Llega Damian E. el cinturón negro karateca, quien quizás por ausencia de vaso se arma una jarra con bebida cola y no sé qué más; quizás fernet, quizás whisky.
—Està rompecodeando —le digo a Guille porque alguien interviene en relación ajena. Guille no se detiene en los neologismos verbalizados y Boris acomete feróz.
M nunca llegó y le envío un sms que dice "qué traición". Su ausencia es la ausencia boliviana y lo charlo con Martin. Nadie tiene otras puntas; está bien. En algún momento se desbanda todo y empezamos todos contra Jorge, escarvando y encontrando defectos y defectos. También virtudes.
—Creo que estuve un tanto duro contra Jorge —le digo a Mariana la siguiente mañana.
—No —me dice—, o yo no estaba en ese momento... me pareció que estuviste bastante bien. Incluso hasta Guille dijo que eras un gran anfitrión.
Ahí recuerdo que en ese momento ella y Anabel, Jimena, Vivi y Nico esperan sendos remises en mi habitación. Nosotros seguimos alentando la unión civil de Nico y su enemiga y degradadora. Yesica ya está en La Sala, circulando. Javi y Daria llenan el vaso de Nico; Daria se ríe de lo inevitable e inminente.
—Ya me tomé tres speeds y sigo con sueño —le digo a Mariana. Es la noche del domingo, el día siguiente. Porfirio vino en moto desde San Miguel y estamos bebiendo el Jack Daniels que me regaló Mariana. Y cervezas. Y thc.
—¿Quienes vinieron anoche? —pregunta Porfirio.
Le digo que Fede y su chica fueron los últimos en venir, tipo 4 am. Venían de una fiesta de disfraces: Fede vestido de monja y la chica de geisha con ropa "normal" arriba. Parece que hubo un conflicto con la chica, Porfirio y Fede, así que cambio de tema rápidamente y me desvío a datos de la noche, chistes y demases.
La noche anterior, Fede se ríe al irse porque Aven lo bardea por este incidente, sin tener la menor información. ¿Otro incidente en la noche?, pienso cuando me despierto, la mañana del domingo. Quizás cuando Boris me dijo algo acerca de reuniones futuras y yo le digo que es preferible que venga así, libre, radiante, que con su novia. Quizás, pienso ahora lunes 10.17 hs, en el trabajo, me extralimité con el término "esclavitud" para dibujar la relación... pero quizás no. En todo caso, lo veo mejor -para los objetivos de la noche- libre, o liberado más bien. En fin: una visión retrógrada y adolescente, pero coral.

Porfirio se va de casa cerca de las 23 horas del domingo. Yo puse el comienzo de Hancock y me parece "entretenida". Ya comimos empanadas de bajón y Porfirio no sabe si su seguridad como persona será íntegra en viaje kilométrico en moto, nocturno viaje luego de fumar y un par de copas... yo le digo que tiene que agarrar la calle derecho y sale a Panamericana. Me llama a la media hora y me dice que se perdió. Increíble: era sólo seguir derecho. Le digo a Porfirio que se venga con la portaestudio el domingo siguiente para hacer un disco. Mariana pone "Kung Fu Panda". Angelina Jolie en dibujito de tigre me parece que no da, y Jack Black nunca me terminó de gustar —perdón por la tristeza. La película abre con unas imágenes muy artísticas en lo que resulta ser un sueño del protagonista. Luego ya la imagen "casi Pixar" de Dreamworks hace gala y el guión es bastante predecible. Los pocos minutos que le presto atención no encuentro chistes graciosos. Ya tomo agua para aminorar malestares de día siguiente del hoy presente. Tengo sueño, son las doce. No puedo más, me duermo.
4. Genialidades del flaco acá 2

—¿De dónde te parece que sale esa cosa caníbal? A veces también parece que está de moda pegarle a Fito Páez, por las películas, sus últimos discos…
—Le pegan porque es Fito. A Perón le cortaron las manos y San Martín está en el billete de cinco. O sea, ya sabemos. Forma parte de nuestro acervo, de nuestra lengua popular. Podemos erigir lo que queramos y destronarlo absolutamente aunque sea lo elegido y lo amado. Tenemos esa propiedad prácticamente femenina, ¿no? De ida y vuelta. En ese sentido somos unas putas porque erigimos algo, lo amamos, lo apoyamos y después, cuando el tipo se va a sentar, le sacamos la silla y pum. Mirá vos, los sucesos que venimos de vivir políticamente. Algunos lo consideran bien, otros mal. La prensa totalmente monopólica, absolutamente enfermiza, va para un lado, la gente para el otro.
5. birthday 3
ÓtrO dice:
feliz cumpleaños!!
ÓtrO dice:
disculpa que no fui
Personajes de menor calidad dice:
gracias chino... todo bien chinese
ÓtrO dice:
estaba herido
ÓtrO dice:
recibi muchos cortes de arma blanca en el higado
ÓtrO dice:
el viernes
Personajes de menor calidad dice:
nooooooo,,, ¿me estás hablando en serio?
Personajes de menor calidad dice:
¿por qué? ¿dónde?
ÓtrO dice:
metaforicamente
ÓtrO dice:
"arma blanca"
ÓtrOdice:
lease
ÓtrO dice:
Coca
6. Final cut
El espacio se diversifica comiendo queso procesado untable con causas penales y 200 “ge eme eses” de fiambrín mientras armo el diseño de la remera que dice “Kant is on my side” y releo lo escrito ayer, anteayer, hoy, hoy más temprano, hoy más tarde, hoy sin importancia; los mails que me mando desde el trabajo.

Me retrotraigo a la prodigiosa verba pariettesca y digo que todo comenzó en un asado de hace dos semanas, en donde Guille, de él hablamos, pidió que le “mariposeen” un chorizo, esto es, que lo corten por su mitad, en estilo “mariposa”. Guille se supone un pionero e ignora que todo sujeto ya tiene su verbo, su cómplice y todo, googlear y mailear mediantes.

El mismísimo Guille tercera persona singular, en pedido de referencias de una ex compañera laboral suya que es actual mía, me envió un sms que dice, hoy lunes a las 12.30 hs, que, dicha laboral partner, “vive `fantasmeando´ventas, por lo que se decía”. Y vuelvo al sábado y a términos que indican un transito entre el primer “mariposear” y el último “ fantasmear” y que son, por ejemplo, “pasillear” (por caminar por pasillo) y “yaseala” (pidiendo a Nico que apure a Jimena “ya”).

“Odio el tunning”, dice alguien por la radio. Yo me aburro y son las 05.20 hs. Me aburro y como este fiambrín untable.

Y subo esta porquería de post, hijo de insuficencias cardiovasculares, cardíacas, vasculares, neurológicas, urinarias, genitales, renales, oftalmológicas, ideológicas, espaciales, geográficas, temporales, psiquiátricas, inmorales.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails