viernes, 20 de marzo de 2009

Drogas y frivolidad como pena de muerte

1. El objeto de estudio visto desde toda perspectiva o sea uno mismo.

Corregir el eterno corregir. Todas las palabras son erróneas, corresponden a otro idioma o directamente no existen. La historia se desentiende de usos y consiste en abusos.
Seguimos en vivo y corrigiendo. Esto leerá El edit de la historia desnuda. El devenir completo imposible. La noción del poor God Rest: el segundo que vuelve nietzscheano, no sin haberse ido sino, directamente, sin haber sido nunca.
_
The poor God rest… las próximas fiestas de mañana... y trompetas y luces, y pepas y gatos. Y flores y marihuana y L.S.D., y guirnaldas y calles de tierra y calles de tránsito de asfalto y boces y bocinas y trompetas y luces de toda monta, LA verdadera revolución oriental, a falta de orientalismo...
_
Hay mucho que buscar, está casi todo oculto o transparente o inequívoco o terco o nulo y todos creyéndose vencedores, creyéndose invencibles, cobardes. Nulos, héroes, nulos, poetas. Calles, vidas, muertes. Todo eso.
_
La gente sigue y sigue y uno que iba y venía y la belleza –parece- ES ESTÁTICA y uno sólo es sorteado por el Cósmos cuando surge allí o cuando, mejor, alguien surge, precioso, hermoso, bello, imposible, inefable, de uno. Y si ese uno es un uno por quien damos la vida…vueno,,, evadirse de comas y cambiar v larga por b corta y canjear, cortar y trabar. Nacer, vivir y morir. Sentir, pensar y mutar. Hacia otro tipo de conciencia. Una menos espacial, menos temporal. Menos física, menos corpórea, menos material. Algo que conlleve al espíritu del espíritu. (Todas esas cosas que presentan el precepto aristotélico.)

_
Lo cierto es que daba la calle a la ventana y las paredes rodeaban la gota. La habitación es por dentro ahora y Joaquín me dice algo que no logro percibir, una frase que no basta por sí sola sino que pide otras, una frase que es llave y pregunta más que apertura y respuesta, y la cara y los gestos me piden alguna respuesta, no ya sideral y consistente sino, al parecer, algo más trivial y superflua, una respuesta inmediata y munícipe, algo para poder saciar ese deseo concitado en su cara, en su boca, en sus cuerdas vocales y en sus gestos ahora, desubicados para mí al no oír su frase y justo cuando atravieso el campo físico espacial (duplicado) para acercármele y preguntarle “¿qué?” me encuentro llamado a mi derecha; es Bruno que me hace otra pregunta que tampoco oigo, la música está fuertísima y entonces, maquinalmente, preso de enojo, inercia mental y la catarsis que impone actuar cuando uno se siente violento por no haber oído, extiendo el brazo a mi izquierda para bajar el volumen del equipo que, al pie de la cama, al lado de la mesa luz y debajo de los discos, sonaba estrepitosamente y no dejaba lugar a la charla, al parecer, por la hora y lo gestos, no ya consistente y sideral sino superflua y trivial, no ya definitiva y puntual sino munícipe e inmediata. Bajo el volumen y hago rápida mirada de ambas personas esperando que el más urgente empiece con su requerimiento, con su duda, mirando sus gestos de duda, de extrañeza, de intimación, y entre los dos el reloj y un microsegundo de paz en ese clima me comunica que son las dos y treinta y seis de la mañana, el cerebro que define “dos y media” y ahí, en esa habitación ahora en silencio y con dos hombres pausados en su enunciación, mirándome fijo por una respuesta, quizás porque es mi casa, mi última decisión, algo de respeto que, a esta hora y a estos consumos, no es respeto sino inercia de civilidades anteriores, de tiempos de, no ya seriedad y diplomacia, sino tranquilidad y comunicación calma, y una respuesta que no tengo porque desconozco la pregunta y ahí, con tres de los cinco dedos de la mano izquierda girando el volumen hacia el cero y luego de ver el reloj y ahora mirándolos, se atreven y ambos, al mismo tiempo, con el mismo gesto, como víctimas de un impulso que sobrevuela la habitación, me dicen:
_
–¿Y ahora?
_
El impulso del viento, que mueve la sangre, sirve de respuesta.


2. Te doy mi generosidad pero quiero que me la devuelvas con intereses

Hoy –revisando escritos del pasado y en el pasado– cumpleaños de M, visitantes del pasado –también– , uno regalando sendos gramos de cocaína mezcladito todo cortado y batido, diluido con tarjeta de débito pasada, sobre arte de tapa de Porco Rex y una bola de colores y M diciendo “hoy no mujeres” y en el celular mujeres y yo respondiendo “no porque M y medio ácido no quieren” y J. Fisco que había mentido y dice “ok, entonces yo voy a decirles lo mismo porque si no quedo como un mentiroso”. El anti–comensal que vino a regalar merca me dijo que no tomaba alcohol hacía como cinco años y preso de una seriedad notable.

–Estás perfecto –le dije.

–Sí –me respondió mientras se aspiraba una línea.

Había otro genio y cuando llegó MM ya estaba masificado el consumo. MM hablaba de su reciente paternidad, de su trabajo, de sus peleas físicas con sus suegros. Le creímos tanto como uno le puede creer a un mitómano. Tenía una campera de sindicato corrupto peronista.

El anti–comensal que regaló gramos se aspiró unas líneas y fue, en un acto indigno de cualquier comprensión, directo a su casa.

Llego a casa y pongo Be kind review. Ya la presencia de Jack Black me altera. Es como la de Jim Carrey en Eternal… no entiendo. No entiendo cómo alguien puede creerle a Jack Black. Sólo una ausencia descomunal de cómicos puede hacer que ese Julián Weich con dos centímetros de rock comercial pueda ser valorado. Le ponés un Capusotto al lado y se hace humo, un Casero y se hace pis. Pero bueno, existe gente que piensa que eso es arte o siquiera atendible… El otro protagonista es Danny Glover. Say no more.

Veo unos minutos de la película y cuando lo veo a Jack haciendo esas boberías que hace siempre la saco. Me pongo a escribir.




3. The Times they Aren`t A– Changin`

Hay gente que, bueno, en EEUU, hay informes sobre la pena de muerte, no se ataca la legitimidad que tiene un estado o un país para poseer la vida de sus integrantes, cada estado decide. Texas tiene pena de muerte, y el cuatrocientos uno tiene fecha de muerte aunque no asesinó y el verdadero asesino ya fue asesinado. No, no, porque vinieron juntos, porque hay quien cree que la manera de acabar con los asesinos es asesinándolos, y después pasa más de lo que uno cree, un tipo que caiga en cana porque la mancha de sangre era de remolacha, haciendo la cola para San Cayetano y le ponen un kilo de merca, sangre y adn en la chomba que tengo abajo y un regalo, cosas que cambié por otras cosas, un gran fin de semana, salí, les mando saludos, un señor que me mandó que a que le mande saludos, estuvo bueno y la única mancha fue el gol sobre la hora. No importa, sin la mitad de los jugadores del campeonato, no vi ningún partido en vivo, aparte en La Plata tiene un aguante, a mí se me pasó la bronca con lo del Mundial y lo ves jugar y tiene una presencial y a cualquier hincha de cualquier club y ganó Racing y velez, tomá, tenés una jornada muy repartida.

La ¿aveja? tapa la cerveza. Llena de espuma la cervEZA.
mALcolm X mueve la lámpara.
–Ahí. Pará que el remisero, más o menos…
(Está por llegar.)
Está por llegar, quería decir.

Page toca quien sabe qué, quien sabe dónde (“si supiera de donde salen mis canciones, viviría allí”, Little Richard); ambivalente máquina, doliente, simple, compleja, terca, nula, alacrán.
Se rompe el estómago de la mujer que está embarazada. Se abren, uno por uno ( y la marihuana que al aire hace escribir “v” por “b”, en “abren”; y casi me muero), los maníes, los hijos, los múltiples objetos inertes, abstractos (todo es eso), estructurales (idem), neutros otra vez, múltiples y objetos, para pedir, para vivir y morir, para estar y desestar (desertar)…. Se rompe el cosmos y un par de boludos lo arreglan.
_
Y los maníes, esos hijos-marihuana, salen del útero. Y un millón de putos salen de Villa Adelina en busca de un futuro ajeno.
_
Y una centena de preliminares se asesinan en un prolegómeno sexual.
_
Y un estudiante de periodismo se deja guiar por Boudha y descubre que no, que él nunca entendió saber sangre nada dibujo yo. (Corner.)
_
Yo escribo (ascribo-escrivio-aszcrubio-eskribir-oscribo-os) todos los pases volta gol, todos los goles gravitatorios que fueron centros, todos los penales corners. Y mis piernas multigravitatorias. Y el muslo cerebral. Y que no sé como se va la gente (como con acento en la primera o), cómo se pierde todo (los muslos doloridos por la moda, por la gravedad, por todo) por la gravedad de todo el planeta, un todo en el todo que es nada para todos o casi nadie, unas simpleza en persona, nadie existe y yo digo, nadie , nadie, nadie… sólo yo y mi espejo.


4. Las estructuras se diversifican

Un campo terminal. Espejos de conciencia. Y nombres propios. Los nombres propios son buenos para eso.

Un gesto àlla Bontham téte a téte en un baño de mármol. Paredes de mármol, pisos, todo de mármol.

Bontham entremezclándose, nubes de campo. Ríos. Un río químico neuronal.
Punto seguido.
–Después de la señal –se escuchó–, dejá tu mensaje.
Ruído de fax.

Estructurar, lo que se dice estructurar, no puede. Unir términos, estructuras de significación, siqnifiqance. Moldear.
Entonces llega el amanecer.

El dictador habla a la humanidad: ésta silencia un destino de silencio y el campo terminal, los espejos de conciencia y Bontham entremezclándose, suceden. Suceden. Están ahí volando, nubes de campo.

Paredes de mármol, ríos químicos, después de la señal.
Veo apuntes, letras artes. Ciencias. Notas. Sentires.
Sinècdoque: el todo por la parte / la parte por el todo.
Significación: relación entre significante y significado.
Sociedad: conjunto de islas.
Ideas viejas.
Campo virtual.

5. Se acabaron los grandes relatos: el neoliberalismo nos dejó totalmente idiotas.

Desgrabación de charla entre ebrios segunda semana de marzo año 2009 a metros del río.

Aven: “…mañana me matan, qué sé yo… Yo en ese momento tenía 18 años y en ese momento no tenía conciencia”, me dice. “Pasaba la información, yo estaba justo, el gordo de operaciones tenía que hacer fotocopias de todas las operaciones que hacían los milicos, y me agarraba una copia de más para mí, me la metía en los borceguíes, y se las pasaba a mis amigos del ERP, que… jugaba al rugby yo, los amigos del rugby eran amigos… eran del ERP, y se los pasaban a ellos”, me dice. “En ese momento, digo, si lo pienso ahora… pero en ese momento tenía 20 años y lo hacés, por qué lo hacés, me afanaba municiones”, me dice. “Porque tenía ganas, porque me gustaban las municiones”. Imaginate este tipo, este tipo me mira a mí, me dice “vos sos un pelotudo, vos tenés que estar matando policías…”
Guille: Vos estás viendo Lost…
Aven: “Vos estás viendo Lost, tenés que agarrar un arma y estar matando policías”. Vos estás loco, le digo. ¿Qué estás diciendo?, le digo. Pero el chabón, entendés, entendés que ve todo con esa realidad; a mí me ve como un pelotudo, a todos nosotros nos ve como unos imbéciles. El chabón nace en esa época en que era todo tan comprometido que…
Arqueck: Reaccionaban.
Aven: …reaccionar todo el tiempo y me ve a mí leyendo Locke, viendo Lost; “¿estás viendo Lost?, vos tenés que estar matando policías”, me dice.
Guille: Es fuerte la declaración pero…
Aven: Se caga de risa, y yo también…
Guille: Habla del resentimiento…
Aven: No, habla de la época en que nació.
Guille: Por eso, por eso… no no
Aven: Compará un pibe que tiene 18 años y está pasando información a los del ERP y yo que estoy viendo Lost, boludo, o sea: yo soy un emo, boludo, ¿entendés?



6. Máxima no tanto

¿Si estudiás administración de empresas, contabilidad o marketing no sos víctima del sistema: sos putita con ganas de cómplice.
(aceptá tu respeto por las jerarquías morales y por la desigualdad)
(aceptá tu ontología monetaria y tu universo simbólico vil metal)
(aceptá tus deseos de ser alguien siendo nada)?



7. Watchmen (Zack Snyder, 2009) y el fascismo genético del ser humano



Nixon ganó. Un gigante azul nudista le mató nipones a diestra y diestra siniestra y el napalm ni siquiera lo usaron. Vietnam fue fácil. Nixon fue reelegido cinco veces. El capitalismo estuvo menos vestido y mirá cómo canta Bob Dylan mientras se queda en su casa.

Flores hippies estallando de armas: vuelan hijos de puta el ser humano es una puta mierda se cumplió el sueño americano.

Estoy en el Imax. Miércoles 19. 30 hs. Una pantalla de siete pisos de alto y andá a saber cuánto de ancho. Un plan excelente para alguien que hace dos meses no cobra un sueldo.

Los primeros diez minutos son directamente la gloria. Visuales y sonoros, estallan en mis pupilas. Caen desde siete pisos con una calidad absolutamente máxima y a mi lado “tendríamos que habernos fumado la tuca”. Yo les digo que si están de pepa, Imax es la palabra. Catorce mil watts de potencia. Sonido digital envolvente.

Watchmen es el reverso de Martín (Hache) (Aristarain, 1998). En el film argentino/español está el menor porcentaje de caretas por metro cuadrado y en yanquilandia satírica el cumplimiento del sueño americano o sea cuidemos lo que nos expropiamos con armas y balas (Susana –que no pidió pena de muerte para Monzón, que quiso desaparecer un auto que compró con permiso de discapacitados–, Marcelo –que cerró una campaña de Menem, se asoció con Hadad para sacarle el am 710 al Estado y puso un campo deportivo con Kirchner–, Castaña –cañito de metal de acero al cromo–niquel– y demás etcéteras proponen hacer algo pero no van a las marchas).

¿No vemos una danza de millones y de energía sin una cuota de hipocresía? Por supuesto, ¡sos un pelotudo! ¿La película está buena? No sé, no importa: tomá las armas usá la tuca para prender la molotov abro signo de pregunta NO sos un idiota flaco tenés asiento reclinable y espacio te abrís la cerveza de medio litro que abajo sale $3 y arriba como $ 10. Es pretenciosa y pochoclera y audiovisualmente (?) perfecta y empieza con “The times they`re A-changin`” de Robert Zimmerman I y antes un asesinato excelente musicalizado por Nat King Cole y tiene grandes temas (Joplin, KC & the Sunshine Band, Nina Simone y hasta Wagner by Budapest Symphony Orchestra y Hendrix en Vietnam) y salí del cine y mi novia “son las diez y algo”. “¿Estás loca?”, le digo, “¿estuvimos casi tres horas en ese cine?” Confortablemente adormecido my dear (o la nueva snob, vieja en capital y nueva en conurbano, el epílogo “man”).

Nixón ganó, mostró lo peor de nosotros y era él el que tenía que apretar ese torpe botón rojo àlla Kubrick (Dr. Strangelove, 1964) porque somos esa mierda; tiene razón el violador, tiene razón el pibe chorro que se mete un gramo y el que reparte en cumpleaños ajenos, tiene razón Susana Gimenez mientras recibe el pijazo de su ignorancia, de su paquetería y de su idiotez a prueba de balas: el ser humano es una mierda. Se crea estructuras para protegerse de sí mismo y luego cree ser corrompido por esas estructuras. ¡No, no, no! Somos una basura. Acéptense. ¿Hay bombas nucleares? ¿Hay aumento de dióxido de carbono en aire? ¿Hay monopolios construyendo propiedad privada en la salud? Mientras haya eso habrá humanidad.

Watchmen es una peliculita violenta e incitadora. Alan Moore (foto, a la derecha) está encerrado consumiendo ácidos lisérgicos en una montaña mientras le dice a Hollywood que no quiere su puta guita y que no quiere que hagan películas levemente revolucionarias de su obra (V de Vendetta, por ejemplo) con lindos finales (aquél Obertura 1812 de Tchaikovski y este Desolation Row de Bob Dylan hecho por My Chemical Romance) y que el entretenimiento es muerte y los millones y la energía están para gastarse en otra cosa. Yo salgo del Imax y brindo por vos, querido Alan, drogón de los drogones, pretencioso estafador. Y espero que alguien le haga una eutanasia a este capitalismo.

4 comentarios:

Alan Robinson dijo...

Jack black es gracioso.
Drogarse, hacerse mierda también es una estructura-postura para defenderse de uno mismo. Y en el caso de los artistas llega a ser una estrategia de Marketing.
Por ejemplo Rimbaud.
Jarry al principio, después quedó atrapado por la cirrosis.
Artaud zafó, pero se volvió loco.

En fin... así como admiro un costado tuyo de escritor, este es tu costado como escritor que me aburre.

arqueck dijo...

Si, igual el trato de las drogas no es apologético sino de sal en principio capitalista y luego incitadora al cambio. Es como un viaje de crecimiento que se propone torpemente. Salir de eso.

El primer texto está muy mal escrito y tiene una carga que de tan fuerte suena a impostura. Hay, efectivamente, que ponerse para leerlo. Lo que no habla bien del texto y de nosotros. Después lo de Jack Black... yo estaba seguro de que en algún momento había subido la reseña de Be Kind Rewind y mi idea era, -rescatando este texto de un diario- hacer el interlink. Es un item recurrente del blog como Bob Dylan y que sirva para backstage y esas cosas.

Bueno, lo que quería decir es que hay una impostura de idiotez (de centro y de oposición) y para eso nada mejor que las drogas sociales.

Alan Robinson dijo...

¿viste Slipstream?

Es una síntesis de David Lynch y Kaufman...pero...

Dirgida y escrita por Anthony Hopkins. el ultimo artistas que hubiera imginado haciendo una película como slipstream es Anthony Hopkins. Una bestia!!!

viki dijo...

Una vez pasaste por mi blog y dejaste el nombre de uan ciudad de Inglaterra, creo que era eso

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails